Ay mis queridos imaginarios

26 08 2012

Sin duda ustedes han padecido mucho más que yo mi nueva aventura laboral.

Y los he mantenido en el abandono, quisiera decirles que he alcanzado todos esos sueños de juventud y adolescencia que dicen más o menos así:

“cuando tenga trabajo, me compraré un montón de cosas”

“ahora que trabaje y gane dinero, todo será más sencillo”

“cuando me paguen ahorraré”

“no importa, con lo que gano en el mes, es un pedacito si me alcanza”

La verdad es que en el mundo de los que laboramos, nada de eso es cierto, siempre hay un montón de gastos y los sueños se quedan un poco atrás, inclusive los blog´s.

Les juro haré un intento de escribir al menos no cada 11 meses ok?

hasta luego mis imaginarios.





Los números de 2011

31 12 2011

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un reporte para el año 2011 de este blog.

Aqui es un extracto

La sala de conciertos de la Ópera de Sydney contiene 2.700 personas. Este blog fue visto cerca de 8.500 veces en 2011. Si fuese un concierto en la Ópera, se necesitarían alrededor de 3 actuaciones agotadas para que toda esa gente lo viera.

Haz click para ver el reporte completo.





a 10 días

15 12 2011

La vida se basa en momentos, ¿saben?, yo no creía en la suerte hasta que me tope con la física cuántica, donde se puede ser y no ser al mismo tiempo…

Así es esto de vivir, se trata de experimentar, hace un año conocía por artes de suerte a gente maravillosa que me cautivó por muchos momentos y ahora no están ni tantito cerca. viví y me divertí aunque también lo sufrí un poco.

Sin embargo ante todos ustedes, he de confesar y admitir que me siguen atrayendo las mismas cosas diferentes de las mismas personas, por las mismas causas de siempre aunque he buscado la forma de alejarme cada vez más y más, la suerte, mi suerte ha logrado que me mantenga igual de cerca.

A diez días de navidad la moraleja sería: “No importa nada, vivir es cuestión de suerte”

 





Anuncios parroquiales.

3 12 2011

Así mero es mis queridos lectores imaginarios y no imaginarios, por fin he tenido tiempo de llevarles a todos ustedes contenidos de la más alta calidad y valor.

La verdad es que la vida como consultor es la vida más rara del mundo, pueden decir lo que quieran, pero si es rara, hay veces donde trabajas como negro, hay días donde parqueas a lo más y hay días en lo que nada es lo que aparenta ser.

La verdad es que pocas veces extraño la escuela, a diferencia de muchos de mis amigos, a mi la verdad me ha valido, por primera vez me gusta mucho lo que hago,( me gustaría más si ganara más $$, pero no todo puede ser perfecto).

De cualquier forma, me he dado a la misión de narrar los días para navidad como un ejercicio de mantenerme en contacto con mi blog y su querido espacio Indigo.

Solo para poner orden, en la primera primera entrada de este blog, explico por qué se llama así, pero nunca he dicho por que me llamé a mi mismo de ese modo, verán todo obedece a mi color favorito, a una canción de Rata Blanca y a una de George Harrison. Ciertamente no lamento decepcionar a nadie pero o soy como el gurú del brahmanismo, o vivo mi vida.

Como sea narraré desde el día que inician las posadas 15 de dic,hasta el 24 noche buena, solo por que se me antojó.

Por su atención gracias.

XOXO

NOS VEMOS EN EL INVIERNO AUUUUUH!!!!





Red Wine

23 11 2011

Y de pronto como que todo entró en pausa, por un segundo todo estaba como en coma, y al instante siguiente ya sentía un inmenso calor en el pecho, solté mi arma; al mismo tiempo que acercaba mi mano ya vacía bajaba la mirada. -“Red wine” musité mientras cerré los ojos recordando a Luis Armando, sonreí.

Escuché pasar unos cuántos disparos más junto a mis oídos, zumbaban. Con un poco de gracia recordaba esa vez, la única vez que había ido al autódromo a ver los ensayos de una carrera de la CART, manchas de colores sin forma mientras me iba desvaneciendo. Pero ahora más que antes ya no podía arrepentirme de la vida que decidí vivir.

Sí,  al final terminé donde empecé.

¿Al caer ya estaría muerto? O tendría que pasar algo más… entonces sucedió… de entre los disparos distinguiría uno en particular, el mío, solo vi su rostro sucio,  clavaba la mirada en un punto  que se acercaba a gran velocidad, lanzó una vez más esa mirada retadora y la sonrisa cínica por última vez.





La respuesta en todo caso sería sí.

21 11 2011

Yo no sé por qué siempre tienes que tomar las cosas tan apecho, algo que me sucede a mí, no debería ser algo que necesariamente tenga que ver contigo, ¿recuerdas?, ese era nuestro acuerdo, lo tuyo siempre fue tuyo tanto bueno como malo, coincidíamos en varias cosas, pero nunca las compartiste conmigo.

No, no se trata de eso, tu más que yo sabes que nunca existió un nosotros, todo el tiempo se trató de un “tú y yo”; juntos, claro, pero nunca hubo un nosotros.  Al menos nunca lo sentí así, cada que lo buscaba por alguna razón te enfadaste, te alejaste y me hiciste notar la enorme debilidad e imposibilidad de nuestro… “nosotros” hasta que simplemente dejé de buscarlo.

¿Realmente opinas eso?,  y por qué jamás me lo dijiste, por qué permitiste que así pasara. Todo el tiempo parecías esforzarte en delimitar cada vez más tu espacio, ocasionalmente te acercabas, pero todo el tiempo supe que era por la proximidad del momento, no dudo que fue sincero, pero también sé que era cosa de un solo instante.

Sí, es cierto, pero en el fondo sigo siendo el mismo que esas veces, la sutil diferencia vive en que prefiero ya no reservarme, cuál sería el objeto de cuidar las formas y guardar la compostura si al final eso es lo que menos importa, llegué a la conclusión de que si pedía tu honestidad debería ser más abierto y dejaría de preocuparme en las formas. Admito que también he sido más feliz.





Do you believe me if i say that i miss you so long?

1 09 2011

Desde muchas perspectivas, recordar debe significar volver a vivir, aunque estoy plenamente convencido que hoy puede ser ese día que jamás olvidaré,  por eso trato de generar  los recuerdos necesarios, solo así volver a vivir tendría sentido.

No hace mucho tiempo que las cosas se veían difíciles, y no hace mucho tiempo que todos los que me rodean ahora en este lugar emprendimos el arduo camino de los valientes que tratan de superarse a sí mismos atravesando todos y cada uno de los obstáculos que se les fueron presentando, cada día fuimos siendo más fuertes, hasta ser lo que somos hoy.

Un poco golpeados y un tanto empolvados, el mismo tiempo fue lavando nuestras heridas, enriquecimos nuestra solidaridad y compañerismo, como me dijo un gran amigo forjamos círculos virtuosos que se nutren de amistad y de confianza.  Y es que en verdad ganamos mucho diariamente.

Invadido por la nostalgia, el peso de las palabras y el rigor de un extraño orfanato, fue que me puse a recordar tantas cosas y a varias personas. ¿Saben?, nunca podría decir que me la pasé mal, CEPii se convirtió durante muchos días en un lugar lleno de cosas buenas, una aventura diaria.

Las extrañas coincidencias son las que marcan la vida de las personas, no es un tema místico, definitivamente se trata de coincidir.

Es curioso darse cuenta pero CEPii me recibió con los brazos abiertos, y me encomendó una de las tareas más interesantes, complicadas, divertidas, frustrantes, enriquecedoras, agobiantes, exigentes y emocionantes; la de crecer y conocerme un poquito más a mí mismo. Me puse en contacto con lo que aprendí, con lo que se planea y con lo que se tiene que hacer en realidad para alcanzar las metas de todo el equipo, nuestro equipo.

Creo que no soy diferente, no he cambiado, simplemente soy igual, el mismo pero ahora un poco mejor.

Siempre he tenido la peculiar idea de que la vida se disfruta al calor de las chelas, al sazón de los tacos y en medio de una humeante taza de café y olorosos cigarrillos,  es que soy de gustos simples a pesar de todo. Ahora puedo decir que a lo largo de casi un año compartí muchas de estas cosas con muchas de las personalidades de CEPii.

Entre buenas charlas musicales, risas, chistes y una que otra vez arduo trabajo, las horas pasaban rápido, las tardes se hacían noches.

Ahora veo ese esfuerzo y recuerdo esas llamadas telefónicas, correos y visitas a lugares solo para complementar la labor de ”pasar papeles”, me sentí increíble, quizás se debe a que CEPii me regaló varios momentos de felicidad y lo hace incluso hoy, no deja de sorprenderme, me pone en contacto con gente maravillosa, con gente honesta y con quienes puedo compartir más que un simple lugar de trabajo.

Es posible que  se trate de emotividad, pero ningún otro lugar será igual, conoceremos a otras personas, desempeñaremos diferentes funciones, pero nunca nada será como lo es ahora, sin duda es una excelente razón pare recordar y desde luego volver a vivir.

Habitualmente digo que las cosas suceden cuando yo actuó, cuando cada uno de nosotros lo hace, y hoy no tiene por qué ser diferente, efectivamente “yo no sé mañana”, pero hoy debo hollar en el sendero y forjar el camino de mi propia existencia.

Sé que tengo un montón sueños por cumplir y como todos, un montón de aspiraciones que están esperando el momento para hacerse realidad, y con mucha verdad lo intentaré, tomaré riesgos saldré allá afuera para conocer y conocerme.