Indigo a un año.

19 11 2010


El paso del tiempo es irreversible, a toda noche le sigue un amanecer y con cada puesta del sol vine otra vez la luna en un ciclo interminable que le da consecuencia al tránsito de los días, de las semanas, de los meses e incluso de los años.

Pensar que podemos capturar momentos, guardar emociones encapsular vivencias, para algunos, puede resultar necio, para otros puede ser incluso una forma de vivir el día con día.

Con mucha honestidad, yo soy del segundo tipo de gente, creo que las palabras suenan mejor cuando las escribo, siento que esas letras escritas, se vuelven inmunes ala caducidad propia de los hechos reales, pero he de reconocer que adquieren un  nuevo sentido en los diferentes momentos dentro del tiempo.

Tengo la idea de que eso se debe a que los lectores no somos los mismo, por diferentes razones, hoy no somos los mismos que ayer, tenemos más y mejores ideas, más y mejores conocimientos, planes, ambiciones, sueños, alegrías, sin sabores, fracasos, triunfos, expectativas, visión y experiencia; que nos permiten abordar los temas de una forma nueva.

Hace poco platicaba acerca de la realidad y su universalidad, nos acercamos a ella de muy variadas formas, lo mismo pasa con estas ideas, sensaciones, pensamientos y emociones que la palabra escrita ha encerrado, no pueden mentir, dicen lo mismo todos los días, pero es quizás que nosotros les podemos tomar un sentido diferente cada que las leemos.

Posiblemente de acuerdo a nuestro estado de humor y animo, percibimos diferente, posiblemente eso me llena de mucha alegría.

Durante toda la semana he estado pensando qué escribir, en realidad hay cosas que no he terminado de contarles, como el resto del viaje a ciudad pachanga, o de los extraños eventos en un taco inn y tantas otras cosas.

Estoy seguro que un día las terminaré de narrar, curiosamente me puse a revisar las entradas anteriores y al leerlas recordé varias cosas, momentos y situaciones que rodeaban esos días, recordé a varias personas, y con especial cariño a quienes me han ayudado a escribir algunas de estas historias.

Y es por eso que hoy que este espacio llega a su primer aniversario quiero dar un especial reconocimiento a todos ustedes queridos lectores imaginarios, por que siguen leyendo las cosas que digo, no los conozco, peor estoy casi seguro que ustedes me conocen mejor a mí y al contexto de mi vida.

Quiero agradecer en varios puntos a mi muy querida lectora no imaginaria, por que ella fue la primera lectora de este espacio, y eso me llena de gusto, he de admitir frente a todos ustedes que está presente desde la 3ra entrada que escribí y que si la suerte se hace cómplice faltan muchas cosas que contar, tan solo un gran y afectuoso gracias.

A mi querida amiga que es la que más me entiende, compañera de tardes cafetosas, conversaciones profundas y reflexiones varias, sí también el producto de nuestras charlas han viajado hasta este sitio, y la verdad me encanta resolver el mundo con ella.

No pueden faltar mis queridos amigos Zoso y Gazú, compañeros de andanzas y aventuras, muchas de ellas algún día serán narradas.

A todas las personas que enriquecen mis días como a todas las nuevas amistades que he adquirido en este año, y que son dueñas de algunas de mis palabras aquí en este su blog.

Tampoco quiero dejar de lado al señor rata, a panamazules, al señor bigotudo, al tipo ebrio, a Pequeñaybonita, a Mapleychocolate, a mi amigo Bass, con mucho mucho afecto a Sarah y tantas personalidades y personajes que han ido apareciendo.

A todas las emociones, sensaciones y pensamientos que se fueron acomodando de diversas formas.

La satisfacción más grande es seguir con la inquietud de seguir escribiendo y que a un año de experimentar, han existido cambios, siento que no soy el mismo, he visto muchas experiencias y momentos ante mi, oportunidades, fracasos y retos, y tal vez escribo medianamente decente cuando me lo propongo.

“Y así no importa si la vida ya no huele a vainilla, o tiene alas, la creencia de saber que todo vuelve a empezar, me da la fortaleza de recuperar  eso que se me ha extraviado, por que cómo puedo desilusionarme de la vida que he decidido llevar…”

Los saludo con afecto, aveces sí es curioso darse cuenta de muchas cosas, saben… este ha sido un gran momento.