Del Ballet y otras cosas

15 03 2011

La profunda sensación de caricias superficialmente frescas, de esas que solo toman un segundo y se impregnan cuidadosamente en la piel, labraron el camino de un futuro recuerdo mientras caminaba hacía aquel gran e imponente edificio.

La calle vieja y empedrada, tejida con baldosas ya un tanto descoloridas, dibujaba en silencio el sendero de un camino que recorrerían sus mismos pasos en un futuro no muy lejano, esa tarde sería inolvidable, realmente lo sería.

Existen muchas cosas en la vida que ocurren y sin darnos cuenta resultan ser importantes, cosas tan cotidianas, tan ordinarias que son ¿recordadas?, o simplemente se trata de eslabones de un destino que esta por descubrirse, casualidades y semejantes coincidencias, precisas…, que han sido colocadas en un momento y lugar determinado.

Con un abrigo azul alguna talla más grande, la manga  izquierda visiblemente rebasaba los blancos dedos de la mano de July quien a sus 5 años era un pequeño niño de cabello algo rizado, castaño oscuro y ojos color miel, iba de la mano de su madre, Lucía.

Era otoño y algunas hojas volaban en medio de la calle, que junto con ese sol que esta apunto de esconderse al combinarse con los reflejos de la ciudad y el viento sonando a su paso por entre los árboles y edificios armaban el escenario perfecto para una caminata cualquiera.

Pronto sus pasos los acercaron a aquel elegante edificio de arquitectura imponente, una reja posiblemente dorada o cobriza custodiaba los flancos, y una escalera conducía a la entrada, una enorme puerta de madera tallada, pero discreta.

En los escalones, dos chicas sentadas con sus bellos atuendos de la academia de ballet, como todas esas tardes no dejaban la oportunidad de saludar al pequeño niño, -Mira María, que ya ha llegado mi novio July, hola July, ¿la has pasado bien en el cole el día de hoy?, ¿cuándo vas a crecer para que me lleves a pasear por la plaza?.

Al principio escondido tras las piernas de Lucía, casi lo tenían que empujar para que mostrara esa cara de desconfianza que después se transformaría en esa sonrisa pícara y traviesa que jamás lo abandonó.

No habría pasado mucho tiempo para que la inocencia del pequeño Pierre Julien se mezclara con el juego de las chicas que atentamente saludaban a  Doña Lucía, aunque  enrojecía un poco,  en un español un tanto afrancesado, pero con mucha seguridad decía: -verás que algún día nos veremos en esta misma puerta para ir a pasear.

Aquella tarde de otoño  a lo lejos sonaba el Cascanueces mientras las bailarinas acariciaban sus rojizas mejillas y con un beso se despedían de “tan apuesto caballerito”. Así seguirían este camino a casa, hasta que un día por algunas circunstancias dejaron de seguirlo. Aunque muchos dicen que al ir creciendo pasaba de vez en vez frente a aquella reja.

Posiblemente fue por eso que entonaba aquella melodía la tarde que por fin decidió hablar con Sarah, quizás se deba por el deseo y la promesa de ir a encontrarse con alguien frente a esa misma academia, o tal vez solo una de esas extrañas coincidencias.

Anuncios