Asaltos con tutoriales… 1.finge que estamos hablando

20 04 2010

Muy bien queridos lectores imaginarios y lectora no imaginaria, la semana pasada lo sospechaba.hace un par de días lo creía  hace varias horas lo…. antier lo dudaba, pero hoy se que mi vida es rara, totalmente random y por demás extraña.

Qué por qué lo digo, muy simple, hace un par de horas me asaltaron, a plena luz del día frente a la entrada de la universidad a la cual asisto y junto a mis amigos, ya  que que chafa que te asalten solo, o junto a perfectos desconocido abordo de un pecero o micro bús, lo realmente bueno es ser asaltado junto a tus amigos, lo demás ja! bull shit!!!.

Efectivamente perdí mi celular, lo cual pues no me importa mucho, tan solo sirve para hablar y “mensajearte” con tus amigos, y ocasionalmente para hacer llamadas interesantes, no importa tanto por que el amable señor rata nos permitió quedarnos con el chip, lo doloroso fue mi amado reloj y mi muy valioso ipod, dios dime tú cómo viajaré ahora por esta ciudad… cómo ignoraré a la gente que me pregunta acerca de mis amigos…

Todo comienza con un fin de semana lleno de tarea, estudio y palomitas en mi casa, nadie sospechaba que pronto las cosas no serían iguales. El fin terminó y llegó el lunes, mejoré la expo de alguna cosa de emprendedores y quedé de llegar temprano ala escuela para repasar un poco con mi querida amiga “G”, sí efectivamente hubo comunicación vía teléfono celular.

Luego de darse cuenta que ningún ser en al tierra sabe algo acerca de las herramientas de la calidad, al menos algo decente y que literal estábamos abandonados para el examen, afronté el primer presagio de mi mala suerte… el examen, dejando a un lado pequeñas complicaciones que surgieron en el camino al final eso había terminado, no le dí mucha importancia, pues como dije eso ya había terminado, y debía concentrarme en la expo y los otros exámenes pendiente.

Salimos del salón y nos dirigimos a imprimir y a engargolar el trabajo de la clase siguiente, realizamos todos esos pendientes, gastamos algo de tiempo y caminamos al salón dejamos las mochilas (pero que bueno que hicimos eso), cotorreamos con una amiga de Zoso y fuimos a la tienda, (aquí empieza la aventura).

Zoso compro un helado, y alguien más un jugo no lo recuerdo, de regreso al salón un tipo con una llamada fina y educada dijo “shhh, shhh, shhh” evidentemente tratamos de seguir en lo nuestro hasta que nos forzó a hacerle caso dijo, oye, donde esta parque lira…

Sin mucho afán un amigo se acerco y le dijo no mano eso es Polanco, jamás debió acercarse.

Tipo: lo que pasa es que ando buscando a  unos “weyes” que bla bla bla…

Todos nosotros: gesto de ahhh mira…

Tipo, (una vez que estaba a distancia prudente y claramente después de mucho bla bla bla) la neta yo soy la rata, aquí andamos, y pues mi patrón tiene que ver que si están cooperando, si no se los vana chingar después a ustedes.

Sí, en efecto allí empezó el asalto, rayos, si tan solo hubiera comprado algo, por que para ser franco solo fui a caminar ala tienda, no adquirí nada la menos ser asaltado mientras comes tu helado o bebes tu jugo, pero no Indigo no compró nada, fuck!!.

El tipo vio que teníamos y decía palabras raras y en clave por radio a su “jefe” y camaradas que era como 2 o 3 más, nunca lo sabremos decía que estaban armados y que  pues bueno “eramos banda” le “caímos bien” y que Era mejor llegar tarde a clase, que no llegar, dándole peso a la teoría del arma.

Nos llevó a caminar por allí donde otro tipo se le unió y “fingiendo”  platicar nos sacaron la mayor información que pudieron acerca de nuestras pertenecías personales, acto seguido… el robo como tal, no sin antes hacernos notar que no estaban solos y q tal vez estaban armados, maldita sea odio la sugestión criminal.

Tipo: no le jueguen al vivo, nadie se quiera pasar de V3764, les vamos a hacer inventario, el que no saque lo que dijo se lo va a cargar su, sí esa mera; y otras cosas que la neta no recuerdo ahora, haber denle todo al “gordito”, obviamente refiriéndose a otro amigo.

Total que sacamos todo y se lo entregamos así sin mayor resistencia, frente a la mirada del otro tipo y del otro tipo, que rondaba por allí, en la esquina de una escuela primaria, en contra esquina de una papelería, frente a un café chafa y posiblemente frente a muchos que pasaban. Nadie vio, nadie nada…

Tipo: caminen para la esquina allí se quedan 10 min. y se van…

En mi mente: claro estúpido me acabas de quitar el cel. y el reloj como voy a saber que pasaron 10 min. qué me guió por las nubes, tarado!!, desde luego en mi mente, por que a viva voz quien sabe que hubiera pasado.

Lo peor fue llegar ala esquina y esperar a que pasaran algunos momentos, en ese instante todo se había perdido…  minutos más tarde regresamos  a la escena del crimen obvio ya se habían ido, la gente, y los policías no vieron nada y nosotros salimos ilesos, quizá con el orgullo herido y la impotencia de perder lo que es tuyo y que unos tipos como si nada te lo arrebatan, en un juego de presión y “blofeo” que se parece al huevo y la gallina, descubrir que en verdad estaban armados solo se podría comprobar con el primer plomo que soltaran… nadie quiere descubrir eso.

Finalmente regresamos al salón y contamos nuestra aventura, una secretaria idiota dijo, ¿de verdad los asaltaron?, y la frustración me hizo contestar, quién miente en eso, no, la verdad quiero llamar la atención, después salí  y la oí diciendo lo que ella hubiera hecho en nuestro lugar, ja! Todos desde su tele  y en la comodidad de su hogar son mejores que Javier Aguirre, harían mejores jugadas que Messi, saben correr con mejor técnica que Ana Gabriela Gevara,  entienden más de la inflación que quien sea, mi punto es claro ¿no?.

Ahora soy parte de las estadísticas, no me pasó nada, lo material se puede recuperar y me sigo preguntando si me intimidé y me deje sugestionar, pienso que  comparativamente hablando me fue mejor que a muchos, pero eso no es consuelo, pienso en lo que dice Calderón acerca de la inseguridad y lo que dice el Dr. Mondragón acerca de la incidencia delictiva… y pienso en lo que dijo “la rata” y saben algo, le creo más a la Rata a pesar de los choros que se aventó, prefiero llegar tarde a mi clase que no llegar, prefiero cooperar antes de que me cargue, prefiero hacerme wey por que es posible que me estén viendo, no dudo ni tantito que ellos le pasan una lana a los polis pa´que no estén y los dejen “chambiar”,

Qué asco es que el ampón tenga más credibilidad, sí, este es mi país y esta es mi gente, que trabaja, bla bla bla…

Aún así, siempre me pasa algo jocoso hasta en las peores situaciones:

ipod $3500

Celular $2500

Reloj $1800

que el ratero le diga a tu amigo gordito, neta eso no tiene precio…

ustedes que harían en mi lugar…

Anuncios