Historia entre pestañas

13 07 2011

Esa sensación una vez más… justo aquí, donde se sienten las cosas, donde se expresan los deseos, donde se conmueve el alma y se guardan las sueños… Justo aquí, esa sensación como una punzada que rápidamente se clava,  esa que no lastima, que no duele, bueno solo aveces, esa que al mismo se siente fría y cálida, que es tan simple y a la vez es tan compleja.

De un momento a otro lo que es un ritmo cotidiano, estable y armónico se va acelerando, se agita y se golpea como si tuviera la intensión de salirse de mi pecho, respiré no muy profundo, para asegurarme que en realidad lo que sentía era eso, la miré con cierto gesto que solo yo hago, conduje su mano hasta dónde aquellos latidos se sucedían.

-Qué es… tu… ¿corazón?; -sí, se mueve extrañamente creo que eres tu, se debe a ti… y mientras me sonreía jalando por las bolsas de su chamarra me acercaba su cuerpo, tibio ligeramente perfumado hasta poder acariciar mis labios con lo suyos… cerré los ojos y retraté el recuerdo.

Una vez más te dije adiós con la esperanza de volver a verte pronto, con la ilusión de verte una vez más aunque sea solo por un momento. Una vez más me repetí en la mente que es como la navidad a los 5 años, donde tienes que esperar todo un año para disfrutar de la magia de un momento.

¿Sabes?, no toda la magia se trata de sacar un conejo del sombrero, también hay otros tipos de magia, como la magia del recuerdo, como la magia de tu presencia y el místico peso de tu mirada… eso debe ser magia

-ya te dije que me gustas mucho…

-sí, de cierta forma ya lo has hecho.

Después me hice uno con la lluvia, dibujando tu figura entre recuerdos y sueños… llegué a casa…

Me encanta la forma en que me miras, ¿ lo sabías?





¿Corazón de condominio?, no, el mío es de motel.

3 06 2011

Es posible que hace no tanto tiempo, tanto como el no quiero admitir y que si estoy dispuesto a aceptar, me diera cuenta de una verdad y es que si no somos todos, al menos yo tengo un corazón de condominio.

Me imagino que se estarán preguntado: ¿acaso será posible, el buen Indigo, es uno de esos tipos que tienen su propio harem? Honestamente, la respuesta es no, no tengo un Harem, aunque me encantaría tenerlo prefiero a mi muy querido, distinguido y nunca bien ponderado club de fan´s y grupies.

Qué como lo tengo, es un misterio. pero allí esta presente y ya que por lo general no me gusta entrar en esa clase de detalles,  les aseguro que algún día cada uno de ustedes mis queridos imaginarios tendrán el suyo propio, si es que acaso no lo tienen ya.

De cualquier forma me disponía a desvelar todo el misterio del Condominio cardíaco. Pero tendría que empezar con las divisiones, ese tema de las estancias y el decorado de cada habitación hasta llegar al muy privado y exclusivo penthouse, que sin hacer ninguna referencia en a nada en particular,  debería  de tener una cama circular de 4 metros de diámetro y jacuzzi para 8 personas.

Verán es una cosa mucho menos simple de lo que parece, pero más compleja de lo que aparenta, ahora empiezo a sospechar que más que condominio mi corazón es como una especie de  motel, ya saben con columpios, banquitos, suaves sabanas, tubos y duchas de acrílico, pero sin villas, el que visita mi motel lo hace por su propio pie.

Estoy seguro que mi motel cuenta con todo lo necesario, toallas limpias, artículos de aseo personal, menú gastronómico, un avanzado sistema de audio con no menos de 5 canales y muchas y muy variadas prestaciones, o al menos a si me lo imagino ahora.

Con todo esto, el misterio sigue estando latente, ¿por qué un motel?, verán, el otro día estaba comiendo y mientras comía así sin aviso me acordé de algo que me robó el aliento durante unos segundos, ese recuerdo me llevó a otro y a otro hasta que me de cuenta de la triste verdad.

Si es cierto que el “corazón” es el lugar donde se albergan todas las emociones de las personas, el mio, muy seguramente es un lugar de paso; todos sus huéspedes que no inquilinos (a diferencia de los condominios) llegan por sí mismos, cubren los mínimos requisitos de ingreso, hacen lo suyo de forma natural, apasionada y emotiva, terminan y se van.

Así de fácil, así de simple y así de sencillo. Sin trucos, ni letras chiquitas; al día de hoy creo que no tengo la capacidad de prolongar la estancia de nadie, digo algunas veces, algunos visitantes regresan pero creo nadie se ha quedado mucho tiempo.

Resulta curioso por que todos los que han estado allí han dejado una huella importante, si lo tengo que describir con palabras, todos hemos estado en esos restaurantes en los que la gente “famosa” deja su autógrafo en las paredes, justo así lucen las paredes de mi motel. Lo cual desde muchas perspectivas lo vuelve especial.

Sin embargo y muy casualmente me di cuenta que nadie vive allí, parece que en realidad no hay nadie que quiera quedarse largas temporadas, pero no los culpo aunque los moteles son interesantes, muy divertidos y emocionantes, honestamente nadie viviría en uno,

Creo que no se trata del fondo más que de la forma, en el fondo creo que no es tan malo ni tan serio.

Pero no quiero entretenerlos más, pronto bajaré a la recepción a ver si llega quien estoy esperando, nunca se sabe, hoy podría ser el día en que finalmente tengamos un inquilino





Indigo a un año.

19 11 2010


El paso del tiempo es irreversible, a toda noche le sigue un amanecer y con cada puesta del sol vine otra vez la luna en un ciclo interminable que le da consecuencia al tránsito de los días, de las semanas, de los meses e incluso de los años.

Pensar que podemos capturar momentos, guardar emociones encapsular vivencias, para algunos, puede resultar necio, para otros puede ser incluso una forma de vivir el día con día.

Con mucha honestidad, yo soy del segundo tipo de gente, creo que las palabras suenan mejor cuando las escribo, siento que esas letras escritas, se vuelven inmunes ala caducidad propia de los hechos reales, pero he de reconocer que adquieren un  nuevo sentido en los diferentes momentos dentro del tiempo.

Tengo la idea de que eso se debe a que los lectores no somos los mismo, por diferentes razones, hoy no somos los mismos que ayer, tenemos más y mejores ideas, más y mejores conocimientos, planes, ambiciones, sueños, alegrías, sin sabores, fracasos, triunfos, expectativas, visión y experiencia; que nos permiten abordar los temas de una forma nueva.

Hace poco platicaba acerca de la realidad y su universalidad, nos acercamos a ella de muy variadas formas, lo mismo pasa con estas ideas, sensaciones, pensamientos y emociones que la palabra escrita ha encerrado, no pueden mentir, dicen lo mismo todos los días, pero es quizás que nosotros les podemos tomar un sentido diferente cada que las leemos.

Posiblemente de acuerdo a nuestro estado de humor y animo, percibimos diferente, posiblemente eso me llena de mucha alegría.

Durante toda la semana he estado pensando qué escribir, en realidad hay cosas que no he terminado de contarles, como el resto del viaje a ciudad pachanga, o de los extraños eventos en un taco inn y tantas otras cosas.

Estoy seguro que un día las terminaré de narrar, curiosamente me puse a revisar las entradas anteriores y al leerlas recordé varias cosas, momentos y situaciones que rodeaban esos días, recordé a varias personas, y con especial cariño a quienes me han ayudado a escribir algunas de estas historias.

Y es por eso que hoy que este espacio llega a su primer aniversario quiero dar un especial reconocimiento a todos ustedes queridos lectores imaginarios, por que siguen leyendo las cosas que digo, no los conozco, peor estoy casi seguro que ustedes me conocen mejor a mí y al contexto de mi vida.

Quiero agradecer en varios puntos a mi muy querida lectora no imaginaria, por que ella fue la primera lectora de este espacio, y eso me llena de gusto, he de admitir frente a todos ustedes que está presente desde la 3ra entrada que escribí y que si la suerte se hace cómplice faltan muchas cosas que contar, tan solo un gran y afectuoso gracias.

A mi querida amiga que es la que más me entiende, compañera de tardes cafetosas, conversaciones profundas y reflexiones varias, sí también el producto de nuestras charlas han viajado hasta este sitio, y la verdad me encanta resolver el mundo con ella.

No pueden faltar mis queridos amigos Zoso y Gazú, compañeros de andanzas y aventuras, muchas de ellas algún día serán narradas.

A todas las personas que enriquecen mis días como a todas las nuevas amistades que he adquirido en este año, y que son dueñas de algunas de mis palabras aquí en este su blog.

Tampoco quiero dejar de lado al señor rata, a panamazules, al señor bigotudo, al tipo ebrio, a Pequeñaybonita, a Mapleychocolate, a mi amigo Bass, con mucho mucho afecto a Sarah y tantas personalidades y personajes que han ido apareciendo.

A todas las emociones, sensaciones y pensamientos que se fueron acomodando de diversas formas.

La satisfacción más grande es seguir con la inquietud de seguir escribiendo y que a un año de experimentar, han existido cambios, siento que no soy el mismo, he visto muchas experiencias y momentos ante mi, oportunidades, fracasos y retos, y tal vez escribo medianamente decente cuando me lo propongo.

“Y así no importa si la vida ya no huele a vainilla, o tiene alas, la creencia de saber que todo vuelve a empezar, me da la fortaleza de recuperar  eso que se me ha extraviado, por que cómo puedo desilusionarme de la vida que he decidido llevar…”

Los saludo con afecto, aveces sí es curioso darse cuenta de muchas cosas, saben… este ha sido un gran momento.





Educación vial.

3 10 2010

Hoy es uno de esos días dónde las cosas se colocan de modo tal que me “van haciendo el día”, dormí muy bien, ganó mi equipo en el fútbol y otras cosas que han estado pasando que me “alegran la existencia”,  y aunque no pude ir a ver a los geniales y virtuosos doctos “KISS”, se que Satarchild demostró que “él fue hecho para amarte” y que Gene, se apoderó de todos como “el dios del trueno”. Rock and Roll all nite, baby.

En la última semana me han pasado dos que tres cosas medianamente interesantes, el otro día por alguna razón me encontraba en el metrobús, para nuestros queridos imaginarios que no habitan en la “Ciudad de las Tranzas y el Smog”, es una porquería roja que solo sirve para que un wey se enriquezca junto con algunos de sus cuates.

En fin, allí estaba yo “cómoda y placenteramente” junto a la puerta de entrada, cuando de pronto, al llegar a la estación siguiente la gente comenzó a bajar, haciendo gestos amables de buen gusto, demostrando con suficiente amplitud su educación y respeto.

Un sujeto fino y bigotudo  se levantó gentilmente de su asiento y con su mejor sonrisa y gala emprendió el camino hacia la salida al momento que empujaba a la gente al referirse “tss voy bajando, bajan… bajan…”.

Yo, tanto como podía le permitía el paso a los pasajeros pero al llegar el bigotudo cruzamos una mirada al instante mismo que me “echó su carrocería mal oliente y despeinada”, al pasar junto a mí me dijo a media voz “pinche güerito”, educadamente me lanzó una carga legal hombro a hombro.

Naturalmente, le devolví el gesto, con medio paso hacía adelante permitiendo que todo su cuerpo fuera directo al poste, sí, soy muy cortés. yo dije:

-Orale, ¿qué pasó allí? y lancé una risotada con mi mueca que asemeja a una sonrisa.

El fino caballero, ya sin la sonrisa que portaba cuando se levantó de su asiento, mencionó:

-Pinche “werito” qué no ves que estoy bajando.

Yo: Ahh, vienes bajando, pues… pide permiso, no seas naco.

Naco: Qué, yo voy bajando… B -A- J- A- N- D- O.

Yo: (sonriendo amablemente) ¡Muy bien!, inténtalo con una más difícil cómo DESCENDIENDO, mientras aprendes a decir, “con permiso”, “permis”, “comper”, en vez de aventarte con sonrisa de imbécil.

Naco: (con cara de imbécil) Qué te traes, pinche “wero”.

Yo: ¿Güero?, cómo de dónde, más bien como castaño claro**, mejor pide permiso para salir en vez de alegar conmigo, de verdad que nefasto. A mí no me amedrentas.

**(nunca he pensado que soy “wero”, por que ja! no lo soy)

Naco: (con gesto de “rompe madres”) Te voy a partir tu madre pinche “werito” mamón, ve a usar tus pinches palabras culeras a otro lado.

Yo: (miré al techo con decepción) No es mi culpa que yo tenga una superioridad Lingüística evidente, además de ser un naco, eres un obtuso y un ignomio (de  ignominia).

Con cara de perplejo, abriendo los ojos grandes, definitivamente buscando alguna palabra para no “quedarse callado” se cerró la puerta del transporte, y como yo si soy muy educado puse una sonrisa muy amable y me despedí del bigotudo con la mano deseándole un muy buen día.

Cómo ven queridos lectores imaginarios, lectora no imaginaria, Comentaristas anónimos, después llegué a mi centro laboral y “laboré”.

En nuestra siguiente entrega Indigo en taco inn, mismo blog, mismo blogger.

Buena semana.





Prediciendo el futuro…

18 08 2010

Como siempre yo llegaré a pie,   cruzaré la puerta de vidrio que divide un lado del otro, no sin antes lanzar esa mirada penitente al cielo esperando ser visto en esta ocasión.

Como siempre llegaré después de hacer  un recorrido plagado de imaginación y de ideas, llegaré con esa sensación que agita el corazón y reanima el espíritu, definitivamente me sentiré emocionado.

Al cruzar la puerta sentiré como mis latidos y mi respiración se vuelven cadenciosamente amables, cerraré apretando los ojos y tomaré ese ultimo suspiro.

Al soltar el aire me sentiré un tanto aliviado y la sensación de emoción no habrá disminuido, me esforzaré por conservarla durante todo el tiempo posible, recorreré el lugar con la mirada.

Entraré dando pasos seguros de quién esta buscando algo, en ese momento me daré cuenta que aún hay muchas cosas por hacer, palabras por decir, momentos que vivir.

Viviré una sensación grata poniendo en práctica mi táctica, escucharé y hablaré, me esforzaré al máximo para construir con palabras ese puente indestructible, pues es lo único de lo que me he sentido orgulloso a lo largo de los años.

Querré acariciar las huellas del alma con los soplos de sílabas que seguramente dirán en silencio más de lo que dicen en el eco, pero después reflexionaré para entender que hay cosas que se deben materializar de muchas formas.

En ese momento empezaré con la aventura de  las formas del capricho de un pensamiento en las formas y figuras concretas de un sentimiento.

Pasaran las horas como agua y al final no sabré como despedirme, pero lo haré sabiendo que no todo debe de pertenecer al mismo momento.

En el último momento descubriré la mejor forma de anunciar un hola en ese adiós, para volver a repetir estas líneas cuanto tiempo sea necesario.

Procuraré estar alerta siempre, para aprovechar al máximo esa oportunidad.





Con una humeante taza…

15 08 2010

Queridos lectores imaginarios, muy querida lectora no imaginaria, amigos, seguidores y todos y cada uno de ustedes que tienen a bien regalarme unos cuantos segundos de su tiempo al pasar por aquí sus miradas, por lo general, empiezo a escribir y al final decido el titulo de los comentarios, digo en realidad es más simple para mi nombrar algo que ya está hecho, que describir alguna cosa, pues siento que limita mi enorme creatividad ingenio y derroche de talento; pero en esta ocasión ya sé de qué voy a platicarles, haciendo una pausa a las historias y  en lo que tenemos más noticias de Sarah me ha parecido agradable responder a algunas de las preguntas que me han hecho.

Verán, yo soy de esos tipos que casi todo, o la mayoría de las cosas las comenta en medio de un humeante café, al sazón de unos tacos o al calor de unas chelas, y la gente me dice “hey, Indigo, qué es eso”, bueno queridos lectores imaginarios hoy vamos a desvelar ese misterio, o al menos eso intentaré.

La verdad es que soy una persona accesible y de gustos gastronómicos muy pero muy simples, y si a eso le sumamos la buena compañía y una charla, tenemos un momento excelente, incluso puedo afirmar que cada vez entiendo más cosas sobre mí mismo, aunque usted no lo crea.

De cualquier forma y después de la breve descripción, la única respuesta se encuentra en la charla, sin duda es lo más importante de todo, porque  efectivamente quién querría beber una chela caliente, a menos que te ubiques en el centro de algún pintoresco, pero radicalmente conservador, pueblito alemán, creo que a la inmensa mayoría nos gustan frías.

Si bien es cierto, la charla debería ser “el factor importante” pero la idea popular es que siempre se ve condicionada por la compañía, ya que definitivamente la persona que está a tu lado bebiendo o comiendo contigo es con quien hablas ¿no? Pero hoy vengo a decirles que la charla no es importante, incluso no puede existir todo se basa en esa sensación de comodidad que debería de estar presente. Esa sí que es importante.

Y esa sensación de comodidad se da justamente allí en la grata experiencia que resulta ser  patrocinada por la compañía, muchas veces cuando contemplo el fondo de mi taza como si de allí emanaran las respuestas o cuando veo a cualquier punto fijamente mientras escucho o pienso lo que voy a decir, es que experimento esa sensación, en ese momento la charla se da naturalmente, me consta.

Y aunque siempre digo que mis palabras suenan mejor cuando las escribo les diré hoy a todos un secreto, cuando en verdad lo quiero me gusta más oír el silencio en compañía. Porque así es la música, mezcla de sonidos y silencios, porque así soy yo.

“Todo comenzó aquel día que dejé que las palabras poco a poco se convirtieran en ideas y las ideas poco a poco llenaran el papel y relataran los eventos de la memoria, y al dejar que la tinta de mi pluma azul corriera como si tuviese vida propia comprendí que la música guarda aún secretos que están por conocerse.”

Indigo, julio 2010





Caminado con paraguas…

10 08 2010

Alguna vez han sentido esa extraña sensación de que se han equivocado… para ser muy franco yo si la he tenido y de qué formas, hoy es uno de esos días en los que más que nunca pienso que me equivoqué grandemente al momento de elegir carrera.

Sí, así es queridos lectores imaginarios, muy querida lectora no imaginaria, amigos, seguidores y todos los demás, para la mayoría de ustedes no debe ser un misterio, yo soy una de esas miles de personas, que probablemente se dediquen a algo que no les apasiona, que no les gusta o que ni les interesa, suena patético, pero ja! me encargaré de demostrar lo contrario.

Verán, en efecto, si somos rigoristas, si soy rigorista con mi propio yo, sería como en aquella lluviosa tarde cuando iba por la calle con mi “partner”  con su paraguas mágico que es capaz de abrirse hasta quizás poco más de 100°  desde la vertical.

Yo le iba diciendo que me hubiera gustado estudiar algo como Literatura Iberoamericana, que quizás fallé en mi elección, mientras sujetaba el mencionado aparato para evitar, evidentemente que hiciese su acto de magia, le dije -yo no me siento ingeniero, y no me siento literato, para unos soy demasiado numérico, para los otros soy demasiado literario… sé lo que van a decir, y los apoyo eso apesta, pero a todos nos pasa de vez en vez… si nos pasa ¿verdad?.

De cualquier forma cuando ayer estaba pensando que quizás esta cosa que decidí estudiar ha sido la peor de las elecciones que he tomado, y yo sé que he hecho muchas malas elecciones, para mi beneplácito me di cuenta de varias cosas que enmarcaré como guía y aporte a la humanidad.

¿Cómo saber si la !”#!$”%”& cuando elegí carrera universitaria?

by Indigo.

Auto evaluación.

Instrucciones: usted debe de responder únicamente con si o con no a las siguientes afirmaciones, en caso de duda la respuesta seguramente es no, pues esta científicamente comprobado.

  1. Fui capaz de realizar las tareas que se me asignaron a lo largo de 8 semestres …
  2. Aprobé todas mis materias…
  3. Sé lo suficiente de varios temas para decir que estudié lo que digo haber estudiado…
  4. Aprendí cosas que realmente pueden servirme después…
  5. Conocí gente interesante qué hoy cuento como amigos…
  6. Aunque no era mi placer estudiar, era interesante pues lo hacía con mis amigos…
  7. Compartí momentos, alegrías, tristezas y el contenido de mis exámenes con la gente que aprecio…
  8. Me dí cuenta que en ocasiones no es el qué se va hacer si no con quién…
  9. Pude ser honesto y abierto todo el tiempo y me sentí cómodo en ese ambiente…
  10. Comprendí que las pequeñas diferencias son las que nos acercan más…
  11. Me llevo un gran recuerdo de todo lo que viví…
  12. La razón para ir a clases empezó ser ir a ver a los amigos…
  13. La razón del empeño en los trabajos era no dejar solos a tus compañeros…
  14. Me encontré a mi mismo en los demás…
  15. No importa qué, me la pase bien por que estaba con mis amigos..

Evaluación de resultados:

Si la mayoría de respuestas afirmativas están en la sección uno (preguntas 1-4) solo implica que tiene capacidades suficientes para el reto universitario, puede que hubiese acertado, no se desmotive.

Si la mayoría de respuestas afirmativas están en el siguiente bloque (5-8) eso significa que usted es capaz de interactuar, también cuenta.

Si la mayoría de sus respuestas positivas son las del tercer y ultimo bloque  quizás se equivocó de carrera, suele suceder, pero realizó cosas más importantes, se mostró ta cual es y se comprometió a hacer su mejor esfuerzo para ayudar a los demás, es posible también que tenga muchas muestras que los demás también lo ayudaron y creó lazos y vínculos posiblemente fuertes y sólidos, encontró gente que se preocupa por usted cuando las cosas no le salen bien, es un caso muy particular de amistad y compañerismo.

Fin de la prueba.

Ja! lo ven hay cosas más importantes que preocuparse por si se elige bien o mal, como le decía a mi “partner” esa misma tarde,- hay que tomar todas las oportunidades, incluso en las que perder es una posibilidad, solo intentar lo que crees seguro no sirve de mucho-.

Todo lo que nos resulta ajeno nos llena de experiencias que enmarcan nuestra vida y nos pone en vía de probarnos a nosotros mismos hasta dónde podemos llegar, y aunque el ideal es hacer lo que te gusta desde siempre, algunos por miedo, o por presión o por cualquier cosa no lo hicimos, la cosa es reconocer que no debemos perder nuestros ideales, ellos nos marcan y nos definen.

Como me dijo mi “partner” esa misma tarde, -nunca es tarde para intentarlo-, así seguimos platicando mientras esa lluvia caía…