Mateo, en el espectáculo.

24 03 2011

En realidad se cuenta con algo cercano a un minuto, aunque hay que descontarle el tiempo de la entrada y la salida, es muy posible que se trate de 45 segundos efectivos para el acto.

Generalmente se piensa que la entrada debería ser algo sencillo, para ser francos se trata de algo que es muy rápido, y aunque todo se sucede al mismo tiempo,es bastante distinguible cuando  ya estas demasiado cerca del final.

Para poder realizar tu acto, debes de pensar en “aguantarse la respiración”, tomas aire y cuando dejas de respirar todo parece ocurrir más lento; tus movimientos aparentan ser más precisos y todo a tu alrededor te acompaña con el mismo ritmo  con el que tus latidos preocupados te exigen un poco más de vitalidad.

Y de pronto… !pum! ahora tu eres el amo de todo,  eres capaz de dominar hasta lo más natural e involuntario como respirar, es que ya estás preparado.

Desde un costado esperas tu aparición, las luces se encienden y todos se detienen para verte. Somos entretenimiento, creamos acrobacias, hacemos malabares o  jugamos con el fuego para entretener a nuestro público.

Viajamos de un sitio a otro, algunas veces regresamos a los mismos lugares, pero así es esta vida del espectáculo, complicada y un tanto caprichosa. Nos obliga a movernos rápido y a esperar tranquilamente nuestro gran momento.

Viviendo entre las calles de esta gran ciudad,  justo en las esquina de  Av. Juárez y Lázaro Cárdenas,  con la escenografía de un coloso de mármol ha sido mi mejor escenario….

Las luces se encienden y los vehículos se detienen, es hora de empezar el espectáculo.

 





¿Para retomar el hilo?

6 03 2011

Jamás me imagine pudiendo decir algo como lo que estoy apunto de decir, pero de todos modos lo diré: “Trabajar es muy difícil”. No me mal entiendan mis muy queridos lectores imaginarios, pero realmente es el trabajo el que causó que no pudiera llevar hasta ustedes contenidos de alta calidad y gran entretenimiento.

Todo el mes de febrero corrí como una especie de loco trabajador, y el panorama parece que no va a cambiar mucho, no por ahora. Oh sí, la vida del consultor, llena de emociones y vivencias varias.

Sin embargo, eso no es lo que les quiero decir, esa tan solo fue  la justificación del retraso de mis post´s.

Verán el día de ayer, estaba haciendo unas lecturas para cierta materia de la especialidad, cuando de pronto sucedió. Y no lo van a  creer, pero se me apareció un fantasma. (Nota: Evidentemente el autor de este post le gusta el drama).

Uno de aquellos espectros que no han salido del más allá, justo al contrario, son muy reales, tan reales que te dejan… ¿pensando?, es eso o sencillamente estoy volviendome profunda e irremediablemente en un loco.

Lo más curioso de todo el asunto es que un par de horas antes una amiga me estaba preguntando justo por ese “Resusitado”, ¡carajo! odio sentirme así.

Como pueden darse cuenta la queja del día de hoy es clara, trata de explicarles a todos y a cada uno deustedes lo frustrante que es cuando resulta que esta especie de Zombie pretende regresar como si nada hubiera ocurrido.

La otra noche platicaba con mi amigo Zoso de lo random que resultan los ataques que se van y que regresan, de lo complicado de sus “deciciones” y lo chafa que es respetarlas. Complicado.

Si usted está interesado en saber más de la historia de este Lázaro moderno, lea hasta el final de esta entrada.

De cualquier forma el viernes vi la película  que se llama pervert en un “fronton”, y el corto del arma más estúpidamente ineficiente. Les recomeindo ese cien bizarro, es tan malo, pero tan malo que me reí mucho.

Mensaje para entender emjor la historia del Lázaro moderno.

Hello everybody.

Read this post, now read the last one.

Now back to this one. Now the last one.

Just a story, but if you read carefully could be a real story.

Now look down, back up Where you are?

You are on my blog reading the post  of the man your man should look like.

What Happens? Its the cool story about she.

Who is she? She is the girl of the cool story about she.

All its about she? Read again, the blog is now more awesome.

Everything its possible when Indigo comments his own post using the speech of  Old Spice  while looking incredibly handsome.

I´m on a horse.

 





Indigo a un año.

19 11 2010


El paso del tiempo es irreversible, a toda noche le sigue un amanecer y con cada puesta del sol vine otra vez la luna en un ciclo interminable que le da consecuencia al tránsito de los días, de las semanas, de los meses e incluso de los años.

Pensar que podemos capturar momentos, guardar emociones encapsular vivencias, para algunos, puede resultar necio, para otros puede ser incluso una forma de vivir el día con día.

Con mucha honestidad, yo soy del segundo tipo de gente, creo que las palabras suenan mejor cuando las escribo, siento que esas letras escritas, se vuelven inmunes ala caducidad propia de los hechos reales, pero he de reconocer que adquieren un  nuevo sentido en los diferentes momentos dentro del tiempo.

Tengo la idea de que eso se debe a que los lectores no somos los mismo, por diferentes razones, hoy no somos los mismos que ayer, tenemos más y mejores ideas, más y mejores conocimientos, planes, ambiciones, sueños, alegrías, sin sabores, fracasos, triunfos, expectativas, visión y experiencia; que nos permiten abordar los temas de una forma nueva.

Hace poco platicaba acerca de la realidad y su universalidad, nos acercamos a ella de muy variadas formas, lo mismo pasa con estas ideas, sensaciones, pensamientos y emociones que la palabra escrita ha encerrado, no pueden mentir, dicen lo mismo todos los días, pero es quizás que nosotros les podemos tomar un sentido diferente cada que las leemos.

Posiblemente de acuerdo a nuestro estado de humor y animo, percibimos diferente, posiblemente eso me llena de mucha alegría.

Durante toda la semana he estado pensando qué escribir, en realidad hay cosas que no he terminado de contarles, como el resto del viaje a ciudad pachanga, o de los extraños eventos en un taco inn y tantas otras cosas.

Estoy seguro que un día las terminaré de narrar, curiosamente me puse a revisar las entradas anteriores y al leerlas recordé varias cosas, momentos y situaciones que rodeaban esos días, recordé a varias personas, y con especial cariño a quienes me han ayudado a escribir algunas de estas historias.

Y es por eso que hoy que este espacio llega a su primer aniversario quiero dar un especial reconocimiento a todos ustedes queridos lectores imaginarios, por que siguen leyendo las cosas que digo, no los conozco, peor estoy casi seguro que ustedes me conocen mejor a mí y al contexto de mi vida.

Quiero agradecer en varios puntos a mi muy querida lectora no imaginaria, por que ella fue la primera lectora de este espacio, y eso me llena de gusto, he de admitir frente a todos ustedes que está presente desde la 3ra entrada que escribí y que si la suerte se hace cómplice faltan muchas cosas que contar, tan solo un gran y afectuoso gracias.

A mi querida amiga que es la que más me entiende, compañera de tardes cafetosas, conversaciones profundas y reflexiones varias, sí también el producto de nuestras charlas han viajado hasta este sitio, y la verdad me encanta resolver el mundo con ella.

No pueden faltar mis queridos amigos Zoso y Gazú, compañeros de andanzas y aventuras, muchas de ellas algún día serán narradas.

A todas las personas que enriquecen mis días como a todas las nuevas amistades que he adquirido en este año, y que son dueñas de algunas de mis palabras aquí en este su blog.

Tampoco quiero dejar de lado al señor rata, a panamazules, al señor bigotudo, al tipo ebrio, a Pequeñaybonita, a Mapleychocolate, a mi amigo Bass, con mucho mucho afecto a Sarah y tantas personalidades y personajes que han ido apareciendo.

A todas las emociones, sensaciones y pensamientos que se fueron acomodando de diversas formas.

La satisfacción más grande es seguir con la inquietud de seguir escribiendo y que a un año de experimentar, han existido cambios, siento que no soy el mismo, he visto muchas experiencias y momentos ante mi, oportunidades, fracasos y retos, y tal vez escribo medianamente decente cuando me lo propongo.

“Y así no importa si la vida ya no huele a vainilla, o tiene alas, la creencia de saber que todo vuelve a empezar, me da la fortaleza de recuperar  eso que se me ha extraviado, por que cómo puedo desilusionarme de la vida que he decidido llevar…”

Los saludo con afecto, aveces sí es curioso darse cuenta de muchas cosas, saben… este ha sido un gran momento.





Gafas oscuras (Críptico en Historias II)

29 06 2010

Una vez que deje caer de mi mano el último esfuerzo de lo que había sido un buen intento, no tenía más remedio que salir caminando, como siempre a mi mismo paso, que si algunas veces se volvía lento, era para asegurarme de poder regresar en el momento que mirando hacia atrás fuera necesario.

Pero en esta ocasión no sería de ese modo, el día estaba resplandeciente, y ese calor de verano me invitaba a salir al encuentro de más y mejores cosas,  tomé mi gafas oscuras y cerré la puerta, dejando guardado en algún lugar del interior todos los recuerdos y sensaciones de la lluvia del día anterior.

Cerré con llave, y tomé rumbo hacia lo desconocido, tal vez no contaba las horas, ni los minutos, tampoco los segundos, sabia que nadie lo haría por mi, pero de cualquier forma empece a ignorar todas esas cosas que se dicen, todas esas cosas que había dicho, lo que había leído y quizás las que yo no había hecho. Era ya momento de empezar de cero.

La luz y el color, las formas y las figuras que se crean con la intervención poderosa de este brillante sol de Junio, parecían persuadirme de abandonarme en sus manos,  y de seguir mi camino sin mirar atrás, el día de ayer ya se había terminado, no valía la pena pensar en cada detalle que había ocurrido esa noche, era evidente que la lluvia se había llevado todo, hoy ya había nuevas expectativas y otros planes.

Aunque me parecía sorprendente como podía cambiar el clima tan rápido, de un instante a otro lo que mostraba era una cosa y después ya era otra totalmente diferente, de cualquier forma siempre he sabido que es un tanto caprichoso, pero si hoy ya era soleado tendría que aprovecharlo.

Con un poco de esfuerzo me decidí a apretar el paso, y al tiempo que lo iba haciendo, los últimos suspiros de esa lluvia se fueron evaporando, no por que yo quisiera, simplemente el mismo clima se los llevó, me pregunto si quería despejarme el camino o cambiarme el panorama, ja! no creo que actúe para mi satisfacción personal, más bien lo hace más cómodo para el mismo.

De cualquier forma me decidí a olvidar de todo, tanto bueno como malo, para no tener nada que me atara a aquellos momentos, finalmente llegué a la esquina donde se cruzan varios caminos,  miré hacia ambos lados como viendo por dónde venía y hacía dónde se dirigía, sonreí amablemente y tan solo lo ignoré me encogí de hombros mientras el último de los suspiros de esa ruta se alejaba con la brisa.

A lo lejos se veían nubes grises, pero yo ya estaba lo suficientemente alejado para no repetir la experiencia anterior, agité mi mano en el aire despidiéndome de lo anterior, de pronto en el suelo, la primera de un periódico deportivo, decía “se va…, se va… y se fue” , musité que razón tienes, bien jugado destino, bien jugado.

Es curioso pero desde ese jueves, no ha vuelto a llover.





Críptico en Historias

26 06 2010

Aquella sensación de caricias frescas, que solo el aire de esta época del año es capaz de proveer, me acompañaba de regreso a mi hogar; el cielo había dejado de llover hace no mucho tiempo, pero los rastros de lo que había sido aún eran muy claros y por demás notorios en el paisaje.

Caminando sobre las calles mojadas lancé un suspiro, uno de esos que se sienten al mismo tiempo entre satisfactorios y expectantes, uno de aquellos que te impulsan a seguir adelante y te abrigan aunque el día este algo frío…

No podía dejar de pensar en lo que había ocurrido hace tan solo unos instantes cuando la tormenta aún estaba presente.

El sonido constante y rítmico de la lluvia creó la atmósfera adecuada, y así tan solo me dejé llevar, olvidé pensamientos y emociones, tan solo era lo que estaba allí y nada más. Un instante y nada más.

Poco a poco la lluvia dejo de caer, las calles y el ambiente se volvieron un poco más secos, la sensación de frescura permanecía intacta y solo quedaban  los charcos de aquella temporada que al ir caminando sobre ellos, se hacían cada vez más distantes y más secos.

Cuando finalmente llegué a mi hogar y que me di cuenta de todo lo ocurrido, noté  noté con cierto animo como las últimas huellas de mis pasos aún estaban frescas, las miré con cierta nostalgia, abrí la puerta las contemple solo un segundo más y me despojé de todo lo mojado.

Ya de madrugada, solté algunos buenos deseos y soñé con lo que soñamos todos en algún momento…

Al día siguiente amaneció soleado. Era natural se trataba de otro día diferente al anterior así como cambió el clima, ya había cambiado yo, me había impregnado de ese frescor y salía a conocer todo de nuevo las mismas calles, la misma gente, pero un poco diferente.

Las noticias me revelaban que todo estaba transformándose, nuevos encuentros se anunciaban, y los hechos más sobresalientes de la realidad pasada sólo formaban parte de la lluvia de ayer. Decidido a no hacer caso a ninguna de esas manifestaciones, y convencido de la nueva realidad tomé mis gafas oscuras y salí a buscar el sol.

Me desprendí de todo, de mi mano cayó esta imagen…

Solo seguí caminando… Con la mirada puesta en el horizonte, sabiendo que sí, es real.





Un Críptico de Sentimientos

8 06 2010

Alguna vez han oído la frase el que entendió; entendió, y el que no; no,  espero que sí.

vacío.

Desde el instante mismo en que estaba ocurriendo, dentro de lo más profundo de su corazón, sabía que recordaría ese evento durante el resto de los días venideros, y no se debió a otra cosa que no fuese el enorme sentimiento que lentamente se apoderaba de su cuerpo, esa sensación indescriptible y poderosa que viajaba como impulsos sobre la espina dorsal y que hacía erizar cada uno de sus cabellos al momento que sacudía su corazón en agitados esfuerzos por acariciar una vez más el aire.

aceptación.

Como una punzada se colocó  dentro de su pecho aquel sentimiento que todos conocemos, ese que medio da dolor y medio da alegría, que es lo suficientemente conmovedor para inundar los ojos pero lo suficientemente revelador que incluso da gusto sentirlo. Sí, aveces somos tan complicados.

Lentamente tuvo que hacerse a la cotidianidad, esperando que en algún momento regresará aquel momento que había sentido en aquella ocasión, pero que se quedó solo en  intento. Los días pasaron y el recuerdo permanecía latente, pero cada día menos sensible hasta que volvió a sentirlo.

el futuro incierto.

La misma naturaleza mezclo las cosas de modo tal que disfrazaron la sensación como algo normal, pero el destino se fue encargando de regresar al inicio, como siempre lo hace al paso del tiempo… La punzada reapareció solo que ahora era diferente, en qué se distinguían, era posible que mutará y se transformará aquella sensación que al tan solo oírla y verla llenaba el ambiente, o fue la aceptación, o quizás es la esperanza que ala vida nos lanza, o la nueva oportunidad de ahora empezar de nuevo y una vez mas.





Sí, mi vida una de vaqueros.

14 04 2010

Hubo un tiempo cuando la tele no era en alta definición, y tampoco había excelentes animaciones en 3D, eran tiempos diferentes, quizás una época única, sin celulares, ni msn, ni redes sociales, solo estaba la gente, su personalidad y ya.

En esos tiempos de los que no he podido ser testigo, y que envidio demasiado, el rock reinaba,  y la música que escucho estaría a punto de nacer… en esos días la gente tenía el gusto de ver  otro tipo de historias y conocían otro tipo de tramas… probablemente en esos días me hubiese acomodado mejor, dios sabe que es cierto…

Una de las tramas más interesantes y que tanto se ha ensuciado quizás es la de los Western´s, una de esas cintas donde el protagonista, hace su trabajo, salva el día, pero… al final cabalga solo frente al horizonte. Un hombre valiente y hasta cierto punto desinteresado, desde mi punto de vista abnegado, capaz de dejarlo todo y seguir su camino, sobretodo sin mirar hacia atrás.

Este individuo, lejos de los estereotipos y clichés es digno de reconocimiento, se convierte en el arquetipo del hombre fuerte y entregado, nada para el, todo para los demás.

Sí, ese “llanero solitario” tiene un problema grandes con sus prioridades, quién en su sano juicio entregaría todo para contemplar la felicidad ajena, quién  es capaz de negar su propia felicidad en generoso acto… al final el tipo se monta en su caballo, y se va, tan solo así y nada más.

Hay que enfrentarlo pese a que resulta evidente y obvio que el tipo ese tiene mal orientadas sus prioridades, no es nada fuera de lo común, y tampoco ajeno a la cotidianidad de cualquiera de nosotros, en alguna ocasión en cualquier momento todos hemos sacrificado el beneficio personal por algo un tanto más, algo que nos enriquece en esa parte social y humana.

La figura enorme del “llanero Solitario” una sombra que se extiende ante la mirada perdida de los beneficiados, se agranda cuanto más se aleja, cuanto más se encierra en él mismo.

Desde otro punto de vista este sujeto algo introvertido y cobarde, ¿prefiere irse antes que luchar por sus propios ideales? o tan solo se trata de alguien increíblemente nihilista y no le interesa que algo se interpone, tan solo da media vuelta lo deja y se va a buscar nuevas aventuras, o como muchas veces pasa es más sencillo ayudar a los demás con buenos resultados que intentar siquiera ayudarse a sí mismo.

Queridos lectores imaginarios, hoy mientras caminaba frente al sol, al tiempo que mi sombra se extendía en mis espaldas me di cuenta que los que se quedan atrás probablemente no miran mucho al horizonte… y es más posible aún que olviden pronto al que se va, pero aún así me aferro a la idea del arquetipo y su contrapunto.

Yo no sé si el vaquero que se va ha superado la frustración de intentarlo y fallar, fallar tanto que hasta le ha costado muchas heridas en el cuerpo, alma y corazón, pero hasta ese tipo antes de morir ha sido capaz de entregar algo por alguien más aunque sea su ausencia.

Eso me hace preguntar tantas cosas, cuestionarme muchas más, no obstante sigo pensando que es inútil tanto sacrificio… si nunca puedes ver los resultados o si tus actos no producen el efecto deseado para ti, si no para alguien más…pero entonces… ¿por qué nos esforzamos tanto en hacer eso?

Me parece que esa es la dicotomía de una de vaqueros…